A un mínimo de 100 metros de los centros escolares.

Fuente: Periódico digital EL NORTE DE CASTILLA.

 

La Junta de Castilla y León ha aprobado en la reunión del Consejo de Gobierno la modificación de varios decretos de regulación del juego para cumplir con la Ley de Reducción de Cargas Administrativas para la Dinamización. Así, entre los cambios, destaca que todos los establecimientos deberán mantener una distancia mínima de 100 metros de los centros escolares.

Según informó la portavoz y consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, se modifican los reglamentos reguladores de los casinos de juego, de las máquinas de juego y de los salones de juego, del juego del bingo, de las apuestas y de los permisos de explotación y comercialización de los juegos de competencia autonómica que se desarrollen de forma remota en la comunidad de Castilla y León.

 

El primer objetivo de estas modificaciones, según informa Ical, es la simplificación de procedimientos y la reducción de cargas administrativas, que constituyen una prioridad en las políticas públicas cuya finalidad es ofrecer una respuesta rápida y eficaz a las necesidades de los ciudadanos y, en especial, de las empresas.

 

También se busca unificar los requisitos administrativos en todo el Estado español para normalizar las regulaciones de cada subsector del juego, mejorando el régimen social y empresarial de este sector.

 

Respecto al contenido de la regulación afectada por los cambios, destaca la supresión de la autorización de instalación en los establecimientos de restauración, como restaurantes, cafeterías, cafés-bares, bares y similares, sustituyéndola por la presentación de una declaración responsable del empresario.

 

En los accesos a los salones de juego se establece un control total, con previa identificación personal y bloqueo de aparatos

 

También se anula la actual autorización de apertura de los establecimientos específicos de juego, sustituyéndola por una declaración responsable de funcionamiento; se unifica el plazo de duración de la autorización de instalación de todos los establecimientos específicos de juego, que pasa a diez años; se igualan a 100 metros la distancia que deben guardar los establecimientos específicos de juegos a centros escolares, y a 300 metros la distancia que deben guardar los establecimientos específicos de juego entre sí, como garantía de protección de menores y de control que evite una excesiva implantación de establecimientos de este tipo; se suprime la necesidad de que los empleados de los casinos de juego y de las salas de bingo deban obtener con el carné profesional, sin perjuicio de lo que pueda preverse en la negociación colectiva laboral.

 

Por último, y específicamente, para mejorar el control en los accesos a los salones de juego se establece un control total, con previa identificación personal y bloqueo de aparatos, cuando se pretenda jugar a máquinas con premios de importe superior a las instaladas en hostelería y a las apuestas, evitando con ello el juego de los menores de edad y de las personas que lo tienen prohibido.

 

Artículo completo

No Comments

Post a Comment