sandra cuevas AJUPAREVA

«A los que sufren esta adicción y aún no se han decidido a pedir ayuda les pediría que se quiten de encima su miedo “al qué dirán”, en AJUPAREVA les ayudaremos»

La entrevista de hoy es para Sandra Cuevas, la psicóloga que lleva acompañando a AJUPAREVA desde hace muchos años. Asegura que el trato de cada uno de los voluntarios hace que esta asociación siga adelante, y el trabajo del Equipo Técnico les permite disfrutar de momentos muy especiales en cada una de las terapias.


Como psicóloga de AJUPAREVA, ¿cómo definirías el actual momento que vive la sociedad y su relación con las tecnologías / juegos de azar?

La pandemia ha transformado muchos de nuestras rutinas diarias y, en una gran mayoría de los casos, la tecnología ha sido nuestra gran aliada sobre todo en el tiempo de confinamiento, lo cual, paradójicamente se puede convertir en un peligro a la hora de poder convertirse en una adicción. Todas las emociones positivas que en un primer momento pudiera causar el contacto con la tecnología o juegos de azar pueden ir transformándose, poco a poco, sin que el sujeto se dé cuenta de ello en una dependencia que acabará causando problemas no solo a la persona que lo padece sino a todo su entorno. Además, el juego online ha sido utilizado durante este periodo por muchas personas como una forma de evadirse de la dura realidad que estábamos viviendo, lo que ha provocado un aumento claro de este tipo de adicciones

Me sorprende gratamente observar cómo alumno de últimos cursos de la ESO son capaces de diferenciar entre uso-abuso y adicción, lo cual puede facilitar el trabajo de prevención que realizamos con ellos.

¿Consideras que la sociedad es ahora más vulnerable? ¿cuáles crees que son las diferencias haciendo una retrospectiva de hace tres o cuatro décadas?

Las nuevas tecnologías han incorporado numerosos beneficios a nuestra sociedad actual en muchas áreas de nuestra vida facilitando el acceso a la información, han mejorado  también nuestra forma de trabajo o nuestras vías de comunicación, pero, sin duda, ha traído consigo nuevas patologías. Dentro de la sociedad existe un grupo claramente más vulnerable, que es el de los jóvenes, por ello es importante trabajar con ellos la prevención de las adicciones desde que son pequeños, fomentando  la gestión de las emociones, trabajando su autoestima y promoviendo un ocio saludable. Existen otros colectivos vulnerables con los que también es importante trabajar para que no busquen en el juego de azar un refugio a sus problemas o una forma (engañosa) de conseguir dinero.

ajupareva ludopatia valladolid apuesta juego

Se ha normalizado hablar de adicciones, ¿ahora se acepta mejor a las personas adictas?

Afortunadamente, la sociedad tiene un mayor conocimiento de lo que son las adicciones, ya no se tilda a un adicto  al juego de vicioso, derrochador o sinvergüenza sino que, cada vez en mayor medida, se habla de él como enfermo, como una persona que no puede controlar el impulso de jugar aún sabiendo que esta conducta va a afectar de forma negativa a su vida. A mí me sorprende gratamente observar cómo alumno de últimos cursos de la ESO son capaces de diferenciar entre uso-abuso y adicción, lo cual puede facilitar el trabajo de prevención que realizamos con ellos.

En AJUPAREVA tratáis adicciones al juego de azar y TIC, ¿cuáles crees que son las diferencias. entre adicciones y cuáles son los elementos en común?

La adicción a las TIC y al juego de azar tienen muchos elementos en común como son la dependencia, la tolerancia o el síndrome de abstinencia, pero hay un elemento claro que las diferencia, que es la apuesta de dinero. Es verdad que en la adicción a las TIC hay en algunos casos gastos importantes de dinero, pero no en forma de apuesta ni con el objetivo de ganar económicamente, simplemente por el placer que les provoca disfrutar del ese juego en concreto al inicio de su adicción. Otro elemento diferenciador es que el ludópata acaba siempre jugando solo y el adicto a las TIC, en muchos acasos, se aísla socialmente, pero juega en línea con otros jugadores.

En las terapias de grupo la identificación con el resto de compañeros y el desahogo que se produce son los principales elementos que facilitan la rehabilitación.

¿Cómo trabajáis en AJUPAREVA?

AJUPAREVA es una asociación dedicada a ayudar a las personas que padecen adicción al juego, así como a sus familias. Cuando el adicto llega al centro es recibido por un enfermo en rehabilitación y un familiar que  generan un clima de confianza y de empatía que hace que el nuevo socio no se sienta como un “bicho raro”, que es escuchado y comprendido por alguien que ha pasado por una situación muy parecida a la suya. Más tarde, una de las psicólogas realiza el estudio bio-psico-social, que junto con una batería de test que ha realizado el paciente, hacen posible el diagnóstico por parte de Psiquiatra. A partir de ese momento, comenzamos las terapias individuales y grupales; en las primeras trabajamos , sobre todo, las distorsiones cognitivas, que se dan en los ludópatas, así como la prevención de recaídas. En las terapias de grupo la identificación con el resto de compañeros y el desahogo que se produce son los principales elementos que facilitan la rehabilitación.

¿Cuál crees que es el valor añadido de vuestra entidad?

Sin duda, uno de los valores que nos avala es nuestra experiencia, son más de 30 años trabajando con este colectivo de personas y disfrutando de la rehabilitación de la mayoría de ellos; y digo disfrutando porque realmente el clima que se genera en AJUPAREVA, el trato de cada uno de los voluntarios que hacen que esta asociación siga adelante y el trabajo y esfuerzo del Equipo Técnico nos permiten disfrutar de momentos muy especiales en cada una de las terapias y hacen que muchos de ellos nos consideren “mi otra familia”.

Un consejo para todas las personas que sufren estas adicciones…

A los que sufren esta adicción y aún no se han decidido a pedir ayuda les pediría que se quiten de encima su miedo “al qué dirán” “ a encontrarme con alguien conocido”…..una vez que inicien el tratamiento con nosotros van a poder ver, con su esfuerzo, un cambio a nivel personal y en el entorno familiar que les va a resultar muy satisfactorio.

Y a los que ya han iniciado el tratamiento con nosotros, animarles a que sigan disfrutando de los cambios conseguidos en la rehabilitación, pedirles paciencia con la familia hasta que recuperen la confianza perdida porque, aunque éste es un camino duro el objetivo merece la pena. Además, con sus testimonios podrán ayudar a todas aquellos compañeros que inicien la rehabilitación con nosotros actuando como un espejo y ejemplo para ellos.

Ajupareva